Interpretación de los sueños

Según las escuelas místicas y espirituales, los sueños son ese escenario en donde se nos descubre las conexiones que tenemos con una conciencia superior

Los sueños es la forma, que tiene nuestro cerebro de liberar tensiones, descansar y de expresar lo que nos preocupa realmente, tenemos un mínimo de 4 sueños distintos, aunque al despertar no los recordemos Muchas veces no somos conscientes de lo que nos preocupa hasta que lo soñamos. Algunas veces nuestros sueños, pueden parecernos extraños y es lógico, que sintamos curiosidad por saber que significan.


Según las escuelas místicas y espirituales, los sueños son ese escenario en donde se nos descubre las conexiones que tenemos con una conciencia superior, revelaciones de lo divino y de lo invisible, que tratan de darnos guía, advertencias, consejos o una iluminación certera.

Esta idea, que tiene sus raíces en un tratado de Artemidoro de Éfeso, que contenía la interpretación de más de 3,000 sueños. El creía que los sueños eran “un movimiento o invención del alma que señala los bienes o males venideros”.

Los dividió en dos tipos: Los sueños proféticos, (en los que se vislumbraba el futuro, llenos de consejos y advertencias al respecto) y los sueños de revelación ( iluminadores y llenos de locura o sabiduría divina)


¿Cómo se deben interpretar los sueños?

El oneiromántico, o el lector de sueños, debe poseer tres características: escuchar el sueño, conocer al soñador y proporcionar una adecuada interpretación basado en claves simbólicas universales.


Aunque no podemos determinar todavía qué son los sueños, si sabemos su utilidad. Conocemos muchas de sus utilidades, por ello podemos distinguir diferentes tipos de sueños:


  • Sueños simbólicos: son los sueños más comunes y abundantes que tenemos. En ellos podemos revivir aspectos del pasado o vivir hechos que nunca sucedieron. Nos ayudan a comprender mejor el pasado, el presente y a nosotros mismos.

  • Sueños premonitorios: aquellos que nos anuncian hechos futuros. Se cree que son proyecciones que hace el inconsciente basado en las tendencias en que el soñador vive. O, incluso, predicciones que nos llegan por fuerzas que no podemos comprender. Son avisos del futuro que no permiten adelantarnos a los hechos.

  • Pesadillas: son sueños que se distinguen por la angustia que generan, ya que en ellos los simbolismos que aparecen atacan al soñador, pues son sueños que nos entrenan para enfrentar los aspectos más terribles de la realidad.

  • Sueños lúcidos: sueños autoconscientes en que el soñador sabe que sueña, y puede controlarlos, de modo que, puede manipular las acciones, hablar con las personas que en ellos aparecen, observar con mayor detenimiento aspectos cruciales que aparezcan en ellos. Su utilidad es que nos permiten adentrarnos en nuestros propios sueños y analizarlo prácticamente en vivo.






Autora: Leidi Gomes

Fecha: 07/05/2020

Categorías: - El sueño

Compártelo en las redes